Un 823,8% más que nadie

Artículo suscrito por Marcelo Gonzales Yaksic, abogado tributarista.

En días pasados, el Servicio de Impuestos Nacionales (SIN) ha publicado en sus redes sociales unas infografías con un texto sobrenatural: “El gobierno de facto sólo recaudó Bs. 560 millones en abril de 2020, mientras que la actual administración tributaria logró un ingreso de Bs. 5.176 millones” en abril de 2021. ¿Qué tal? Este es el colmo de la exaltación política. Además, dice que el SIN fue 823,8% más eficiente en la recaudación, comparando con el mes en que la pandemia del coronavirus provocó una hecatombe, no sólo en Bolivia sino en el mundo entero, obligando a los gobiernos a aplicar cuarentenas rígidas, con la consecuencia lógica de la paralización de la actividad económica en general, incluida la suspensión del pago de impuestos.

La comparación fue desafortunada y ha descubierto que la administración tributaria nacional ha abandonado su neutralidad institucional para agitar políticamente con su misión constitucional que es recaudar impuestos. Afirmar que “el SIN mejoró su eficiencia de recaudación con cifras que contrastan con la ineficiencia del gobierno de facto”, pone en evidencia que los agentes oficialistas han decidido ocultar su propia ineficiencia recaudatoria que se ha materializado desde 2014, y por coincidencia, con las mismas autoridades que ahora regulan la política tributaria boliviana. En el mes de abril de la gestión 2018 recaudaron Bs. 7.205 millones, en el mismo mes de la gestión 2019 recaudaron Bs. 6.329 millones, y en abril de 2021 tan sólo Bs. 5.176 millones. Mis lectores harán sus cuentas y concluirán que la ineficiencia recaudatoria del SIN es crónica y transversalmente azul.

A la hora de comparar escenarios hay que respetar algunos principios científicos y ciertos códigos de ética para no sesgar los datos y la información. Ante todo, hay que separar el fanatismo político de la objetividad. Me pregunto ¿qué realidad vivían como personas los actuales servidores públicos del SIN en abril de 2020? Irónicamente diría que sólo un extraterrestre ignora que ese mes de abril todos los terrícolas estábamos en cuarentena, unos sin posibilidades de cobrar impuestos y otros sin pagarlos. Todos los gobiernos del mundo adoptaron medidas urgentes para reducir los precios de los servicios básicos, otorgar bonos a sus ciudadanos y reducir los gastos de la actividad estatal, entre otras medidas austeras y solidarias, sin cobrar impuestos.

No resulta ético que los servidores del SIN anden pregonando que los actores del “golpe de Estado” fueron los responsables de la baja recaudación, como tampoco es honesto afirmar que “la economía continúa reactivándose como consecuencia de las medidas aplicadas por el (actual) gobierno nacional”. Todos sabemos en sana lógica que ese ascenso en las recaudaciones se iba a materializar, con el presidente Lucho o sin él, con o sin las actuales autoridades de las administraciones tributarias que dependen del Ministerio de Economía y Finanzas Públicas. Entonces, resulta una ofensa a la inteligencia de la población exaltar semejante incremento, del 823,8%, en la recaudación de impuestos si, en realidad, el Gobierno está dando tumbos para recaudar Bs. 100 o 200 millones más creando impuestos insustanciales e intrascendentes.

El fracaso rotundo de la modificación del Impuesto al Valor Agregado para ampliarlo a los servicios digitales demuestra que el Gobierno tiene que andar con pies de plomo en temas fiscales. Desde esta columna, hace varios meses vengo insistiendo sobre la urgencia de discutir y acordar, entre el Gobierno y la sociedad, la efectividad recaudatoria de nuestro sistema tributario, así como la eficiencia de la distribución de los recursos destinados al gasto público. Pacto fiscal se llama, que debe incluir una reforma tributaria integral.

Independientemente de los afanes del gobierno de recaudar más para gastar mucho más, lo urgente en este momento delicado es recaudar con el menor costo posible y estimular a los contribuyentes para que paguen sus obligaciones pendientes con más libertad y flexibilidad.


© 2021 – Todos los derechos reservados para Marcelo Gonzales Yaksic, abogado tributarista. Propiedad intelectual protegida por la Ley Nº 1322 y el Decreto Supremo Nº 23097.


Registre aquí ▼ su email y le enviaremos el Boletín Informativo Tributario▼

    COMENTARIOS EN FACEBOOK
    COMPARTIR EN: