Reyes Villa, Cox y el “comerciantado”

Artículo suscrito por Marcelo Gonzales Yaksic, abogado tributarista.

Desde esta columna pretendo defender el interés ciudadano sobre los bienes de dominio público, la fiscalidad racional y la tributación igualitaria, entre otros temas impositivos. En esa línea me propuse leer los programas de gobierno presentados por Nelson Cox y Manfred Reyes Villa, dos candidatos con buenas perspectivas para triunfar en Cochabamba en las próximas elecciones municipales. He notado muchas similitudes favorables para nuestra afligida ciudad, pero también he identificado coincidencias sospechosas que merecen una aclaración pública de estos dos candidatos respecto de sus propuestas.

Tengo la conjetura, ojalá infundada, de que los dirigentes gremiales del “comerciantado” (palabrota inexistente en el diccionario) han obtenido de ambos candidatos un compromiso que ninguno pudo rechazar, tal como no pudo el alcalde suspendido Leyes Justiniano. Nunca olvidaré ese día aciago de junio de 2017, cuando este mal servidor público entre uno de sus bochornosos actos, prometió la venta de los mercados y las calles a los comerciantes apostados, además, exclamando que la transferencia tendría que ser onerosa, pagando el precio de su puesto o de su local. Semejante exabrupto fue celebrado por los dirigentes de los comerciantes, con gritos de “¡Derecho propietario!, ¡derecho propietario!”.

Pensé que ese deplorable acto, pasó al olvido y tan sólo representaba una manía aislada y marginal de aquel personaje. Todo lo contrario, había sido una moneda transversal de corrupción que estos últimos días ha puesto en evidencia al “comerciantado”: ese grupo reducido de gentes ocupadas en generar riqueza utilizando la coacción y la intimidación, para someter a las personas humildes que se dedican al comercio minorista y ambulante de nuestra ciudad.

Sólo para que mis lectores estén informados, les indico que Reyes Villa promete, entre sus proyectos estrella, la construcción de un mercado modelo. Se nota a leguas que pretende convertir el mercado La Pampa en un modelo inmobiliario y de equipamiento urbano. Cox, en cambio, promete por escrito que construirá varios mercados modelo de abastecimiento “para modernizar las condiciones de venta y legalizar la titularidad de los puestos de venta” (sic). Sería una lástima que este proyecto coincida mal intencionadamente con los planes de los dirigentes gremiales para lograr, en primer lugar, que la Alcaldía invierta recursos públicos, se construyan las edificaciones de esos mercados modelo y luego las ocupen, e inmediatamente soliciten la transferencia de la propiedad de cada puesto, por las buenas o las malas.

No existe duda alguna de que los mercados de abastecimiento, son “…bienes de patrimonio del Estado constituyen propiedad del pueblo boliviano, inviolable, inembargable, imprescriptible e inexpropiable; no pueden ser empleados en provecho particular alguno”. Así reza la premisa constitucional, por lo tanto, no puede ser ignorada deliberadamente por las autoridades municipales, y menos por los candidatos a ser dignatarios ediles.

Entonces queda claro que es obligación del alcalde o de los futuros alcaldes respetar y proteger los bienes del Estado, y abstenerse de utilizarlos para fines electorales u otros ajenos a la función pública. Estoy seguro de que nunca se explicará esa promesa demagógica o esa idea horrorosa de vender las calles y los mercados. Sólo nos queda, a la gente de a pie y a los ciudadanos sensatos, exigir a Cox y Reyes Villa que impongan políticas públicas de transparencia y honestidad en la administración de los mercados y las calles que son bienes de todos los cochabambinos. Así de simple.

© 2020 – Todos los derechos reservados para Marcelo Gonzales Yaksic, abogado tributarista. Propiedad intelectual protegida por la Ley Nº 1322 y el Decreto Supremo Nº 23097.

Registre aquí ▼ su email y le enviaremos el Boletín Informativo Tributario▼

    COMENTARIOS EN FACEBOOK
    COMPARTIR EN: