cherry blossoms cover 1

Ingresar
IMPUESTOS

IMPUESTOS

Experto en Tributación

Edificio Cespedes Piso 6, oficina 2

Avenida Ayacucho Nº 127, entre Colombia y Heroínas - Cochabamba - Bolivia

movil 774-10008

La recaudación de la Aduana sube en 14,8%

Hasta agosto, la recaudación total de las administraciones de Aduana  registró un crecimiento de 14,8% frente a la de 2013. La de Bermejo es la que más subió.

Los ingresos   llegaron  a 9.733,6 millones de bolivianos en los primeros ocho meses  de 2014, superando ampliamente los 8.418,1 millones que se obtuvieron  en el mismo período de 2013, según un informe de la Aduana Nacional de Bolivia (ANB).

La recaudación aduanera en el puesto fronterizo de Bermejo en el departamento de  Tarija subió en un 48% entre enero a octubre de este año, comparada con la de 2013. Hasta el 21 de octubre de  2013 captó 29,3 millones de bolivianos, pero se llegó a 43,4 millones de bolivianos en el mismo periodo de este año.

Además, se registraron incrementos en los puestos de Yacuiba, en Tarija, y Villazón, en Potosí. En el primer caso  subió de 379,3 millones a 517 millones de bolivianos, lo que representa un alza del 36,3%, y en el segundo puesto se elevó de 77 millones a 94 millones de bolivianos.

En agosto se recaudó el 67% de lo que se espera para toda la gestión y la Aduana prevé que los últimos meses del año se registrará una mayor cantidad de operaciones, lo que permitirá  consolidar el  incremento en los ingresos para el Estado.

La Aduana explica que el incremento se debe a las facilidades en la importación de mercaderías. Por ejemplo, la reducción de los tiempos de despacho de las Declaraciones Únicas de Importación a menos de las 24 horas exigidas a la Aduana para canales amarillos (revisión documental) y 48 horas para canales rojos (revisión física y documental).

También se aplican las Supervisorías de Ejecución Tributaria, que tienen por misión la recuperación de la deuda tributaria, mediante acciones de cobranza coactiva y recuperación de cartera en mora.

Esta repartición  recaudó, hasta agosto, 17,1 millones de bolivianos de los 20 millones que la Aduana se comprometió a cobrar en toda la gestión.

Además, se creó un nuevo padrón saneado, con un registro de 28,539 importadores que trabajan en el país.

  • Publicado en Aduana
  • 0

MAS desestima hablar sobre el pacto fiscal

El Movimiento Al Socialismo (MAS) a través del exvicepresidente de la Cámara de Diputados y diputado electo para la gestión 2015-2019, Javier Zavaleta, desestimó consensos en torno a un posible pacto fiscal que debe darse en el marco de la Ley de Autonomías, debido a los varios intereses nacionales, regionales y municipales e institucionales que pugnarán de por medio. “Ahorita las gobernaciones, municipios y universidades reciben fondos, reciben del Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH), reciben de la coparticipación, incluso sus tasas e impuestos de diferentes rubros. El pacto fiscal es una redistribución de lo que ya se distribuye, podría mejorar haciéndola más equitativa, pero si no hubiera el pacto por no haber consenso entre todas las partes, no se van a caer las autonomías”, afirmó.

Consenso complejo. Según Zavaleta, el pacto fiscal implica un consenso muy complejo por lo que “hay la probabilidad de que no se dé -y hay que ser honestos-  porque hay que hacer una ingeniería de varios vectores que pueden ser que no prospere, puede tardar mucho, y las autonomías no se acabarán en el momento en el que el pacto fiscal no salga”.

Los intereses departamentales, municipales, institucionales y del gobierno central -dijo Zavaleta- pugnarán y deberán ceder para llegar a acuerdos. “No va a ser fácil, por ahí no sale, con o sin pacto fiscal las autonomías igual pueden seguir aplicándose”, insistió. Sin embargo, señaló que presume que en los siguientes cinco años se realicen los referendos autonómicos y las aprobaciones de los mismos por parte del Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP), considerando que Pando es el único que cuenta con un estatuto autonómico en vigencia.

Dime qué impuestos pagas…

Una madre soltera, con dos hijos y bajos ingresos, podría estar pagando más impuestos que una familia tradicional de clase media con un solo hijo. Esto es lo que puede que esté pasando en muchos países de América Latina, donde el diseño del sistema tributario no tiene en cuenta la situación de miles de mujeres que, por mucho que nos duela, siguen siendo víctimas de salarios bajos y empleos precarios e inestables, escasas oportunidades, techos de cristal y serias limitaciones a la representación sindical.

Muchas de las políticas fiscales modernas (impuestos y gasto público) siguen estando profundamente influidas por la vieja concepción que el hombre es el único proveedor del hogar, y por ello es el sujeto que interactúa económicamente con el mercado y el Estado. El problema es que si las políticas fiscales no reconocen los condicionamientos impuestos al colectivo femenino se amplían las diferencias entre hombres y mujeres, en lugar de disminuirlas. En Bolivia, por ejemplo, no existen beneficios fiscales asociados a circunstancias personales (como por ejemplo las cargas familiares, el número de hijos e hijas, la jefatura única de hogar o el grado de minusvalía de una persona).

Esto, junto con los déficits de políticas robustas en materia de cuidado infantil y atención a la tercera edad, supone una carga particularmente negativa para el creciente número de hogares monoparentales en la región latinoamericana encabezados por mujeres que afrontan solas la doble tarea de la supervivencia económica y el cuidado de sus familiares e hijas e hijos.

La política tributaria puede ser más injusta para las mujeres que para los hombres dados sus diferentes patrones de consumo, las actividades económicas que suelen emprender o debido al rol de “cuidadoras” que por defecto les ha sido atribuido. Si a eso le unimos un gasto público escaso que dificulta, por ejemplo, que puedan llevar a los bebés a la guardería o a las personas dependientes a centros de día, lo que tendremos será un sistema fiscal que es un obstáculo más en el camino hacia la autonomía de las mujeres. Frente a políticas públicas ignorantes, ellas se verán obligadas a elegir trabajos informales, medias jornadas y, en consecuencia, escasos derechos. Por el contrario, un sistema fiscal sensible al género puede ser una herramienta potente para superar las desigualdades. En Canadá, por ejemplo, un estudio señala que la decisión de crear un régimen individualizado para el impuesto sobre la renta en la década de 1980 contribuyó significativamente a incrementar la participación de las mujeres en el mercado laboral.

“No solo en lo social se juega lo social”, dijo la Secretaria Ejecutiva de la CEPAL, Alicia Bárcena. Y es que todavía falta mucho para que terrenos tradicionalmente “masculinos” como la economía o la fiscalidad, se analicen desde una perspectiva de género superadora. El informe que acaba de sacar Oxfam intenta aportar un grano de arena a este tema y plantea una batería de preguntas que ayuden a explicitar los déficits ocultos de las políticas fiscales que son un obstáculo para el máximo aprovechamiento del potencial de las mujeres y, en definitiva, para reducir las brechas entre hombres y mujeres.

Déborah Itriago es investigadora en Oxfam y coautora del informe “Ajustar la lente: Fiscalidad desde un enfoque de género”.

En 2014, subsidio para alimentos y servicios llegará a Bs 936 MM

Este año, la subvención presupuestada para los alimentos y los servicios básicos alcanzará a Bs 936 millones ($us 134,48 millones), informó ayer el ministro de Economía y Finanzas Públicas, Luis Arce Catacora. La autoridad precisó que entre 2006 y 2014 la cifra de la subvención para los hidrocarburos, los alimentos y los servicios básicos se ha ido incrementando de forma sostenida de Bs 297 millones a Bs 6.923 millones, lo que significa que se multiplicó por 23 veces.

Arce hizo estas declaraciones durante su exposición sobre “La Política Fiscal y las Finanzas Públicas en el Modelo Económico Social Comunitario Productivo” realizado en el Primer Congreso Nacional de Ingeniería Comercial de la Escuela Militar de Ingeniería (EMI).

El ministro detalló que el subsidio de alimentos que realiza la Empresa de Apoyo a la Producción de Alimentos (Emapa) incluye la compra y comercialización de arroz, trigo y maíz, además de la subvención de harina que busca mantener el precio de la unidad de pan de batalla en Bs 0,40.

Ascenso. Entre 2010 y 2013, el subsidio para los alimentos se multiplicó casi diez veces, al pasar de Bs 59 millones a Bs 570 millones. Para 2014, se prevé que el indicador llegará a Bs 842 millones, de acuerdo con los datos oficiales de la cartera de Economía.

En el caso de los servicios básicos, agregó el titular de Economía, se subvenciona la tarifa de energía eléctrica en el área rural y la tarifa del servicio de agua en “muchas ciudades” del país. El 15 de enero de 2014, Arce detalló que en esta gestión el subsidio para los alimentos en el país superaría los Bs 500 millones. En 2013, el subsidio para ese sector llegó a Bs 570 millones.

El Ministro de Economía argumentó que el monto entregado el año pasado, destinado a la subvención del pan y otros productos, se hizo tomando en cuenta las modificaciones permanentes que hace la Empresa de Apoyo a la Producción de Alimentos (Emapa) para la compra de insumos.

El 21 de octubre de 2013, La Razón informó que entre enero y septiembre de esa gestión el Gobierno desembolsó Bs 242,8 millones para subvencionar la compra de harina extranjera con el propósito de garantizar el precio del pan de batalla en Bs 0,40. Dicha cantidad sobrepasó el monto presupuestado del subsidio para 2013, que era de Bs 240 millones.

Los ingresos por hidrocarburos superan lo previsto

Los ingresos que recibió elTesoroGeneral del Estado (TGE) por concepto del Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH) y las regalías por la explotación de gas y petróleo llegaron a 18.349 millones de bolivianos, es decir, 1.870 millones de bolivianos más de lo previsto inicialmente, informó el viceministro de Presupuesto y Contabilidad Fiscal, Jaime Durán Chuquimia.

Para la gestión fiscal 2014 “los ingresos programados por el Impuesto Directo a los Hidrocarburos y regalías (estaban previstos que alcancen) a Bs 16.479 millones (pero) entre enero y septiembre (de este año) se recaudaron por dichos conceptos Bs 18.349 millones”, declaró la autoridad financiera a una pregunta que realizó este periódico para conocer cómo y de qué manera podría afectar al Tesoro la reducción de los precios internacionales del petróleo.

MÁS DINERO PARA TODOS Como resultado de las exportaciones de gas al Brasil y la Argentina que generaron mayores ingresos fiscales para el Estado por concepto de impuestos “al momento las entidades territoriales (Gobernaciones, municipios y universidades) tienen Bs 1.870 millones adicionales, lo que muestra que al momento cuentan con mayores recursos para ejecutar sus proyectos”, aseguró la autoridad financiera.

EL GAS PESA PERO NO ES SUFICIENTE SegúnChuquimia, los ingresos por la exportación de hidrocarburos (gas natural fundamentalmente) no representan la única fuente de ingresos que tiene el Estado.

Para sustentar su posición explicó “que el 2013 las recaudaciones tributarias llegaron a Bs 59.883 millones de los cuales únicamente Bs 15.543 millones es decir el 25 por ciento correspondieron al Impuesto Directo a Hidrocarburos (IDH).

El saldo correspondiente al 75 por ciento de los ingresos fiscales equivalentes a Bs 44.340 millones llegaron al Tesoro por concepto del Impuesto alValor Agregado (IVA), el Impuesto a las Utilidades de las Empresas (IUE) y otros, refiere Chuquimia.

SIN EFECTOS Frente a la situación económica favorable por el que atraviesa el Estado “en 2014 el descenso del precio del petróleo no tendrá ningún efecto en las finanzas públicas”, aseguró el Viceministro.

Es más, Chuquimia enfatizó que el país no experimentará descensos significativos en sus ingresos fiscales “fundamentalmente porque bajo el nuevo modelo económico social comunitario productivo, las finanzas públicas dependen de la demanda interna”.

“Bolivia (tiene) las tasas de crecimiento más altas de la región (2009 y 2014) demostrando que los precios internacionales no son el motor del crecimiento económico”, dijo.

Bolivia baja en clima para hacer negocios

Bolivia se ubica en los últimos lugares -en el puesto 157- entre 187 países del ránking de naciones donde hay mayores facilidades para realizar negocios, elaborado por el Banco Mundial. Retrocedió, pues ocupaba el lugar 151.

 El informe Doing Business 2015: Más allá de la eficiencia  establece que ciertas economías de América Latina y el Caribe adoptaron medidas para eliminar los obstáculos a la actividad empresarial y así robustecer las instituciones.

Por ejemplo, tanto Costa Rica como Guatemala adoptaron un sistema electrónico para la presentación y el pago de los impuestos empresariales, lo que  ahorra más de 60 horas al año para saldar cargas tributarias.

Uruguay aprobó una ley cuyo objetivo es acelerar la resolución de litigios comerciales y puso en marcha un sistema de inspección  que reduce el tiempo de despacho de aduanas.

El informe revela que Colombia es la economía de la región en la cual es más fácil hacer negocios.  Por ejemplo, en 2013 y 2014 Colombia facilitó el acceso al crédito mediante  una nueva ley que mejora el régimen de garantías mobiliarias.

Junto a Colombia, en los cinco primeros lugares en facilidad de hacer negocios en América Latina están Perú, México, Chile y Puerto Rico (territorio de los Estados Unidos).

Estas economías se ubican entre las de mejor desempeño a escala global en varias de las áreas medidas por el informe. Por ejemplo, hace diez años, un empresario peruano habría tardado más de 33 días para registrar el traspaso de una propiedad. Ahora le tomaría sólo 6,5 días, menos tiempo que en  Estados Unidos (15 días) o Austria (20,5 días).

EBO vendió 174 kilos de oro al BCB en 4 años

La Empresa Boliviana del Oro (EBO) vendió 174 kilos del metal en cuatro años, informó ayer a La Razón su gerente general, Valerio Panozo. El diputado electo por el Movimiento Al Socialismo (MAS) y dirigente minero, Edmundo Polo, afirmó que EBO no “funciona bien” y debe fortalecerse.

“En cuatro años de creación de la empresa se ha vendido 174 kilos al Banco Central de Bolivia (BCB), nuestros vendedores son todas las cooperativas mineras, empresarios y personas naturales”, expresó Panozo a este diario. 

Consultado sobre cuánto representa en recursos esa cantidad de oro, el funcionario dijo que no tiene el monto preciso. La empresa estatal tiene su sede en Riberalta (Beni) y Panozo está en el cargo desde hace un año.

En agosto de 2012, el viceministro de Minería, Freddy Beltrán, informó que EBO, dependiente de la Corporación Minera de Bolivia (Comibol), inició la venta del primer lote de 120 kilos de oro, equivalente a $us 5 millones, al BCB. Esta firma estatal fue creada en 2010 con el objetivo de comprar toda la producción de oro en el país para evitar que se vaya al contrabando a través de los comerciantes.  

Actualmente la oficina central funciona en Riberalta, departamento del Beni, otra en San Ramón, en la misma región, y una tercera en El Alto. Las tres regionales son centros de compra del metal precioso, precisó Panozo. El funcionario explicó que hasta ayer el precio de la onza troy estaba en $us 1.227,8. El gramo de oro en Bolivia cuesta Bs 270,8 y el kilo del metal llega a costar hasta Bs 270.000.

Críticas. El presidente de la Federación Regional de Cooperativas Mineras Auríferas (Ferreco) y actual diputado electo por el MAS, Edmundo Polo, cuestionó ayer la labor de EBO, al señalar que no está “funcionando bien” debido a varios aspectos.

“La Empresa Boliviana del Oro no compite en precios; al ser una empresa estatal tiene que facturar, tiene que incluir impuestos, por norma, y obligatoriamente tiene que vender el oro al Banco Central de Bolivia. No exporta, además no tiene los recursos suficientes para acopiar todo el oro que se produce en el país, mucho menos de las cooperativas, ésa es la razón por la que EBO no funciona bien, está en mala situación, no se ha previsto técnicamente estos elementos para su funcionamiento”, expresó Polo.

Empero, Panozo dijo que esa versión no es cierta porque “tenemos los recursos y medios suficientes para poder estar en la competencia”. Indicó que para la presente gestión tienen un presupuesto de Bs 40 millones, que les permite acopiar el metal, pero que han pedido un incremento.

Además, cuestionó a las comercializadoras porque “no están con la ley bajo el brazo, lo que nos impide y dificulta el trabajo en la empresa”.  Polo agregó que EBO no acopia la producción de las cooperativas mineras, porque tienen su propia Comercializadora de Minerales (Comermin), además de otras comercializadoras privadas. “Mientras EBO no resuelva el problema del precio y mayores recursos, seguirá mal”, expresó Polo.

Manifestó que esta dificultad ya fue expresada al Gobierno, para ver de qué manera se puede resolver el problema de los comercializadores que en el mercado negro ofrecen un precio mayor que el oficial. Incluso no descartó que desde la Asamblea pueda proponer un proyecto de ley para fortalecer a esta empresa, fundamentalmente en la inyección de mayores recursos.

Se reactiva “contrabando hormiga” en Yacuiba

Los miembros del Sindicato de Bagalleros de San José de Pocitos, en la pequeña ciudad que colinda con la provincia argentina de Salvador Mazza, en Yacuiba, son los que internan al país productos argentinos, lo que se conoce como “contrabando hormiga”.

Los bagalleros no pueden cobrar más de 20 bolivianos por viaje y son tantos que hay un grupo, distinguido por chalecos naranja, que se encarga de vigilar que mantengan el orden, no rebasen a sus compañeros y sigan las reglas del sindicato.

Como distintivo, usan unos chalecos azules con el nombre del sindicato bordado en la espalda y nadie que no sea afiliado puede ofrecerse como cargador.

Es difícil saber cuántos integran el sindicato porque son esquivos y parece que sólo estuvieran concentrados en terminar cuanto antes su viaje entre un lado y otro de la frontera para comenzar el siguiente. Quizás se deba a que ahora sólo tienen desde la madrugada hasta el mediodía para trabajar, puesto que la Aduana argentina limitó el tránsito de productos a ese horario.

Uniformados

Con gorras también azules o con pequeñas toallas mojadas sobre la cabeza para protegerse del sol abrasador, empujan sus cochecitos vacíos a lo largo del puente que separa los almacenes de los mayoristas, en San José de Pocitos, para cruzar el puesto aduanero y regresar de Salvador Mazza con sacos de harina, bolsas de verduras y frutas frescas, alimentos enlatados, productos de baño, bebidas alcohólicas y un largo etcétera que incluye hasta calaminas que entran de contrabando.

Apostados a lo largo del trayecto, están los vigilantes de naranja que conforman un corredor humano.

Raquel (nombre ficticio), una mujer que vende jugo de naranja en el lado boliviano de la frontera, calcula que son unos 2 mil “o quizás más”, basada en la cantidad de afiliados que había cuando ella era bagallera.

Explica que las reglas son estrictas pues nadie puede cargar más que sus compañeros, es por eso que hay una tarifa única y límites de carga según el producto, por ejemplo, sólo se pueden cargar tres sacos de harina.

Cada viaje demora unos 15 minutos porque ellos no negocian, simplemente cargan y descargan, es por eso que cada bagallero podría hacer unos 20 viajes sin hacer descansos, explica Raquel.

En la oficina aduanera, que manejan conjuntamente Argentina y Bolivia, el trámite migratorio es rápido y sencillo. Para salir de Bolivia basta llenar dos formularios y cancelar 15 bolivianos, los extranjeros pagan 100 bolivianos y si el carnet es de Yacuiba el pase es gratis.

Un agente argentino de Migración explica que hay cupos limitados para el ingreso de productos argentinos y que los impuestos se cobran en función a la cantidad; pero en la ventanilla aduanera se puede verificar que el tránsito de productos hacia Bolivia es libre.

La actividad comercial es durante todo el día

En Pocitos, la actividad es febril. En menos de una cuadra hay más de una docena de casas de cambio y varios puestos callejeros de cambio de divisas.

A ambos lados de la calle y por varias cuadras se extienden puestos de venta de todo lo imaginable, desde herramientas, pasando por zapatos, hasta comida. En los restaurantes de paso, los precios están en bolivianos y en pesos argentinos, cualquier moneda es aceptada, lo que no sucede en Salvador Mazza.

Amas de casa bolivianas cruzan la frontera para ir a la tienda por las compras del día, lo mismo sucede del otro lado.

En Pocitos hay un puesto policial y “cuadratracks” para hacer patrullaje. La prensa local señala que fueron obtenidos después de huelgas y protestas vecinales por la inseguridad ciudadana generada por el contrabando y el narcotráfico que campean en ambas zonas fronterizas.

Sin embargo, el verdadero negocio comienza en los galpones de acopio en Pocitos desde donde se distribuyen los productos de contrabando al resto del país, una actividad que está socavando a la industria nacional, sobre todo la de alimentos.

  • Publicado en Aduana
  • 0

La Paz, Tarija y Oruro, con más clausuras

El Servicio de Impuestos Nacionales (SIN) pisa el acelerador y arremete contra las actividades económicas que incurren en la evasión de facturas en la venta de bienes en el país. El último reporte de la administración tributaria –hasta el 20 de este mes– da cuenta de que La Paz, Tarija y Oruro, en ese orden, son las regiones que concentran la mayor cantidad de negocios clausurados por evasión de nota fiscal.

Un cuadro que resume las operaciones de control ejecutadas por el SIN detalla que desde enero hasta octubre se ejecutaron 10.192 intervenciones en todo el país, de las que 1.767 derivaron en clausuras.

Del universo de negocios cerrados por el fisco, La Paz, con 468, concentra la mayor cantidad de negocios que incumplieron con la obligación tributaria. Tarija, con 312, está en segundo lugar y Oruro, con 243, ocupa el tercer lugar.

Completan el cuadro Chuquisaca, con 234; Santa Cruz, 185; Cochabamba, 103; Beni, 90; Pando, 74;?y Potosí, con 49.

En cuanto al trabajo operativo que desarrolla el SIN, el presidente ejecutivo, Erik Ariñez, señaló que por la "fiebre" que despierta en estos meses la actividad que gira en torno al comercio navideño se han intensificado los operativos de control para evitar defraudación fiscal por parte de los contribuyentes, especialmente los que ofrecen objetos de línea blanca y negra.

En su descargo, los comerciantes notificados indicaron que fueron sorprendidos en su buena fe por los controladores tributarios, que solicitaron un bien y se marcharon sin pedir la factura. Pidieron al SIN ejercer igual presión contra aquellos comerciantes informales. El Deber digital

Admite dificultad para incautar autos "chutos"

La Aduana Nacional de Bolivia (ANB) descartó por el momento un operativo de intervención directo a los pueblos donde están concentrados la mayoría de los 32 mil vehículos indocumentados, denominados "chutos", que en junio pasado fueron identificados por la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) a través del registro y etiquetado B-sisa.

Según Marlene Ardaya, presidente de la ANB, por el momento es muy difícil ingresar a pueblos y municipios como la Chiquitania, el Chapare y las zonas rurales de norte Potosí, Cochamba, Oruro y Los Yungas(La Paz).

"El hacer un operativo en poblaciones conlleva todo un proceso. Hay que armar toda una logística, incluso incorporar a la Defensoría de la Niñez y otras instancias. Recuerdese que en Challapata (2012) hemos tenido un muerto. Lo que buscamos es que no suceda lo mismo", señaló.

Plan  estratégico. Ardaya, sin embargo, enfatizó que por ahora se viene planificando operativos en las carreteras fundamentales y secundarias del país. "Hasta el momento los operativos que se han realizado fueron solo en las ciudades. Ahora estamos preparando con los cuatro comandos  (de las Fuerzas Armadas) de los seis existentes en el país para iniciar la próxima semana con dicha tarea", informó.

La autoridad informó además que hasta el momento se han incautado alrededor de 300 unidades, en su mayoría vehículos de lujo localizados en el eje troncal del país. En cambio, en poblaciones campesinas como Sayari (Cochabamba), la ilegalidad campea.

Según la prensa cochabambina, esa zona se ha convertido en la zona andina de un oasis para los vehículos indocumentados.

  • Publicado en Aduana
  • 0